Jesús Escalera Ciscares

Nacido en 1986 y originario de Utrera (Sevilla, España) empezó su andadura en el mundo de la gastronomía sin querer dedicarse a ello cuando a los 15 años trabajó un verano en una panadería.
El siguiente año decidió estudiar cocina en la
escuela de hostelería Heliópolis en Sevilla a la vez que trabajaba en varios restaurantes de la ciudad.

Fue cuando entró a hacer un stage en Hacienda Benazuza cuando de verdad comenzó a descubrir la pasión por la cocina.

 

Reconoce que nunca fue un apasionado de lo dulce, pero el estar en la partida de postres de aquel restaurante, le cambió totalmente su forma de ver todas las posibilidades que el mundo dulce podía ofrecer.

 

Esto lo llevo a ser jefe de pastelería de elBulli hotel (2 estrellas Michelin), del restaurante Casa Marcelo (1 estrella Michelin), The Fat Duck (3 estrellas Michelin) e incluso pasando por el mítico restaurante elBulli (3 estrellas Michelin) entre otros...

 

Después de dirigir como jefe de cocina el restaurante Benazuza en Cancún decidió con Fernanda Covarrubias arrancar un proyecto que tenían en mente desde hacía años, un lugar dedicado al postre, y que dio lugar -en 2013- a La Postrería. Actualmente, se ha convertido en un restaurante de postres de referencia, nombrado Mejor Experiencia Dulce en 2015, y Mejor Espacio Dulce de México en 2017 y 2018.

Jesús Escalera es Mejor Chef Pastelero de América Latina 2018.

 

Nacida en 1988, de Guadalajara (Jalisco, México), tapatía de corazón.

 

Mientras se licenciaba en Administración de Empresas Turísticas en la Universidad Autónoma de Guadalajara, trabajó en varios restaurantes de la ciudad (en los inicios de Cabernet y Ofelia Bistró entre otros)

En el transcurso de dicha licenciatura consiguió un stage en Valencia (España) pero por circunstancias de la vida se cambiaron en el último momento, llevándola a la Hacienda Benazuza donde coincidió con Jesús Escalera.

 

A pesar de la poca experiencia con la que contaba en ese tipo de cocinas antes de llegar, supo adaptarse y destacar con una manera de aprendizaje autodidacta y disciplinada, descubriendo una vocación que estaba latente.

 

Esta perseverancia y búsqueda de perfeccionismo la llevó a trabajar en grandes restaurantes junto con los reconocidos mundialmente Ferran Adrià o Hestón Blumenthal como responsable de pastelería.

 

Después de haber sido la jefa de pastelería del restaurante Benazuza en Cancún donde puso en practica toda su creatividad, y haber hecho cursos en la famosa pastelería parisina de Ladureé, volvió a su tierra natal para poder establecer en un lugar todo lo aprendido e investigado, este lugar se tradujo en La Postrería.

 

Fernanda Covarrubias Araiza